martes, 17 de mayo de 2011

Libertad de desinformación

Es increíble que, con la cantidad de información que tenemos disponible en la actualidad y la facilidad para su acceso haya tantísima gente tan desinformada. Antiguamente es más comprensible, no existía internet y los periódicos e informativos publicaban lo que les interesaba o les dejaban por lo que era complicado conocer sobre un asunto y la verdad sobre el mismo.


Dicen los estudios que estas nuevas generaciones son capaces de procesar mucha más información, pero también, qué esa mayor amplitud de capacidad hace que sea mucho más superficial su asimilación y que apenas se profundiza en la cantidad de información que se dispone sobre cualquier tema.


Pero realmente, lo que es para hacerselo mirar a muchos, es la capacidad de opinar, criticar y aconsejar que tiene la gente sobre temas de los que no tienen ninguna idea. Es muy sencillo criticar de algo que no se tiene ni idea que criticar algo en lo que eres un experto, pues se supone que tienes dar argumentos de más peso y crédito ya que es tu campo, sin embargo si no tienes ni idea con toda tu seriedad puedes hartarte de decir pamplinas y quedarte tan ancho.


La duda es: ¿Es obligatorio hablar de todo? No, no lo es, una censura selectiva para que la gente no pudiera hablar/criticar de lo que no sabe sería una locura, pero podría ser necesario e incluso útil, para así obligar a una documentación, un estudio, no tiene por qué ser muy profundo sobre el tema y al menos saber superficialmente cuales son sus bases, por qué pasa esto y por qué esto otro... Daría mucha más calidad a lo que decimos, me incluyo.


Y esque ver los toros desde la barrera siempre ha sido más fácil, y más divertido hasta que te toca ser el torero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario